Este blogfolio reúne trabajos de mi autoría realizados en el marco de la Diplomatura Superior en Educación y Nuevas Tecnologias, FLACSO-Argentina, además de algunos otros textos que en diversas ocasiones escribí sobre la compleja y rica relación entre lectura, escritura y nuevas tecnologías.


Educar en el siglo XXI, entre el lápiz y la computadora

El blogfolio ha sido creado en el marco de la Diplomatura en Educación y Nuevas Teconologías, que se dicta en FLACSO-Argentina, cohorte 2008-2009, como una de las actividades prácticas del cursado. De esta manera, los posteos tendrán como objetivo básico responder a algunas de las consignas de trabajo propias del posgrado.


He elegido este tema en función de mi trabajo profesional como docente en el área de Lengua, en el afán de profundizar sobre los complejos procesos de aprendizaje del lenguaje escrito. En este sentido, desde hace tiempo la polémica sobre el impacto de las nuevas tecnologías en las culturas infantiles y juveniles, o generaciones @, tiene una fuerte presencia en las escuelas, en los medios, en los espacios de capacitación docente. Sin embargo, no es fácil ponerse de acuerdo. La dicotomía entre la tecnofilia y la tecnofobia se queda en la superficie del problema (o más bien lo evade), desde posiciones que muchas veces no tienen más fundamento que los temores inútilmente disimulados de generaciones de maestros y profesores ante aquello que ya no se puede "controlar".
Se habla asimismo de nuevas alfabetizaciones, de analfabetos funcionales, de iletrismo, de alfabetización emergente. Una compleja temática que no podemos eludir quienes trabajamos en educación, siendo, por el contrario, nuestra responsabilidad investigar, formarnos, aprender, observar lo que sucede en las aulas, escuchar a nuestros alumnos, dialogar con ellos. Y a la vez, dialogar con nuestros colegas de las diferentes áreas, compartir temores, dudas, encuentros, logros. Posiblemente, de esa manera, el aprendizaje colaborativo del que hoy tanto se habla, comience a ser el signo de una nueva educación para todos.

E-mail: beatriz.vottero@gmail.com

9 mar. 2009

Análisis de materiales digitales

La computadora en la escuela, ¿recurso pedagógico o didáctico?, ¿una herramienta más o un soporte imprescindible para la enseñanza y el aprendizaje?

Ya es un lugar común entre las preocupaciones que nos aquejan a los maestros, preguntarnos acerca de la pertinencia de incorporar las denominadas nuevas tecnologías a la enseñanza escolar. A esta altura del debate, es probable que hayamos superado la etapa de la supuesta dicotomía que se planteó a lo largo de varios años entre tecnófilos y tecnofóbicos. Sin embargo, las cosas no son tan simples, y sucede que, aun para quienes estamos convencidos de la urgente necesidad de trabajar en la escuela con los recursos tecnológicos que hoy se nos ofrecen, existen todavía algunas incertidumbres, que por momentos nos desaniman o no nos dejan ver y decidir con claridad lo que conviene hacer.
Lo cierto es que hoy ya casi nadie duda de que no podemos seguir mirando hacia el costado, como si no fuera tema de nuestra competencia. Numerosas publicaciones y nuestra propia experiencia en las aulas dan cuenta de que las nuevas teconologías, y en particular la computadora, han modificado inexorablemente nuestras prácticas cotidianas, de tal manera que nuestros alumnos, niños y jóvenes de la era digital, han naturalizado su uso al punto de que no imaginan cómo era el mundo y cómo se vivía y se comunicaba la gente cuando no había computadoras.
Aun así, convencidos y poco afectos a continuar interminables y estériles debates sobre si la computadora o el cuaderno y el libro, posiblemente la pregunta de fondo, difícil de responder, sea “¿cómo incorporar la computadora?” Enunciado que conlleva, a su vez, una serie de interrogantes que nos interpelan fuertemente acerca de nuestra propia destreza y de nuestros saberes acerca de su uso y posibilidades. Sabemos, a la vez, porque ya lo hemos aprendido con creces, que no necesariamente los que más saben sobre tecnología son quienes tienen la respuesta a nuestro problema, que es de índole pedagógico y didáctico. La misma experiencia en la escuela, incluso, a partir del uso cada vez más intensivo del gabinete o sala de computación ha ido despertando, saludablemente, muchas nuevas preguntas acerca del sentido y la validez de las actividades que estamos implementando, tales como hoy se practican.
Para animarnos a pensar, entonces, un poco más sobre el tema, los invito a visitar el portal educativo del Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología de la Nación,
Educ.ar, y en particular la coleccion.educ.ar que nos ofrece una serie de CDs interactivos, en el marco de la política para la integración de las TICs a la educación. Se trata de un material que incluye tanto actividades para hacer con los chicos, como orientaciones muy precisas para los docentes. Me refiero a que están preparados especialmente pensando en nosotros, en las dudas que generalmente nos aquejan y en las preocupaciones concretas que tenemos en torno a la problemática, provocando un verdadero diálogo con nuestras preguntas más frecuentes, no sólo referidas a la instrumentación didáctica, sino sobre todo al valor pedagógico que hoy se le confiere a la enseñanza con nuevas tecnologías.
Sabemos de sobra que al momento de innovar en el aula no es sólo cuestión de recibir directivas, si el cambio no parte de una necesidad sentida y vivida como propia, por lo que es muy importante conocer y poder debatir sobre los fundamentos epistemológicos y pragmáticos de toda propuesta. Pero sobre todo, sabemos que ninguna “receta” nos garantiza una práctica exitosa si no la adaptamos a nuestros alumnos, en circunstancias y contextos reales, situados, que nos incluyen a cada uno de nosotros mismos como personas nacidas en la era predigital, y que -por lo mismo- tenemos que salvar día a día nuestras propias dificultades de aprendizaje con las nuevas tecnologías.
Esta colección del Portal
Educ.ar nos extiende una mano que no podemos desaprovechar. Comencemos entonces a recorrer juntos cada uno de los CDs. Y para empezar, los invito a detenernos en uno de ellos, no precisamente el primero en la lista, pero que, de acuerdo con lo que venimos planteando, puede ser un buen punto de partida para entrar en diálogo con este valioso material. Se trata del CD N° 12, cuyo tema es “la computadora en el aula”, y que se presenta a sí mismo con las siguientes palabras: “El docente encontrará en este CD consejos, ideas y sugerencias que lo acompañarán en la integración de la computadora al salón de clases, como un multifacético recurso didáctico y auxiliar indispensable en las tareas cotidianas. El material incluye guías que cubren los aspectos más relevantes de la cuestión de incorporar la computadora en el aula: desde la seguridad y la ergonomía hasta el diseño de proyectos educativos informatizados”.
Una vez que ingresamos, el CD nos ofrece dos caminos a seguir: la
Presentación multimedia, y el espacio de Guías para docentes. Es posible que nos veamos tentados a entrar por el segundo, pensando que, como en otros casos, conviene leer primero la guía para el maestro. Sin embargo, este CD no incluye actividades “enlatadas”, como las que a veces encontramos en otros recursos, listas para llevar al aula, sino que los destinatarios de la propia propuesta didáctica de su contenido somos directamente nosotros, los maestros, como si participásemos de un breve curso sobre la temática. De este modo, al hacer un clic en la presentación multimedia, y luego en “inicio” comenzamos a ver y a escuchar a Hugo Castellanos, Fundador y Director de Nueva Alejandría, quien nos dirige la palabra directamente, atrapando nuestra atención, además, con imágenes fijas y en movimiento, sin excesos que nos desvíen del discurso, además de una voz en off que complementa la alocución. Así, a lo largo de diez unidades adecuadamente encadenadas, nos va llevando con verdadera maestría por los vericuetos de la temática, con ejemplos, referencias a la experiencia escolar, a nuestras prácticas cotidianas en la vida privada, siempre utilizando un lenguaje sencillo, coloquial, en un tono ameno y cordial que invita a seguirlo hasta el final. En ese diálogo, como les anticipaba, vemos reflejados nuestros supuestos, preguntas, temores e inquietudes, además de alentarnos a nuevas preguntas, algunas del tipo que, por parecer obvias o demasiado llanas muchas veces callamos, aun sin tener la respuesta.

Veamos entonces cómo está diseñada esta propuesta. En un esquema básico que va desde la pregunta fundamental hasta llegar a algunas conclusiones, los módulos se suceden en la siguiente línea:
Unidad 1: ¿Qué es una computadora?
Unidad 2: ¿Para qué podríamos querer una computadora en la escuela?
Unidad 3: El “lenguaje” de la computadora
Unidad 4: La sala de Informática
Unidad 5: La computadora y usted
Unidad 6: La computadora y sus alumnos
Unidad 7: La computadora y la escuela
Unidad 8: La computadora en el aula
Unidad 9: La computadora para todos
Unidad 10: Conclusiones

En ese recorrido, la Unidad N° 1 nos guía hacia una definición práctica de la computadora, como requisito esencial para comenzar a hablar de su uso potencial en el aula. La Unidad N° 2 está planteada desde un interrogante condicional, que resulta muy provocador, y cuya respuesta, amplia, abierta, aparece razonable al contemplar los límites de lo posible y de lo aceptable. La Unidad N° 3 nos sorprende, porque nos lleva hacia los comienzos del cine, estableciendo un parámetro para tratar de comprender el fenómeno de nuestros días. Ello nos ayuda a vernos en un espejo, sin eufemismos: es posible que estemos usando la computadora simplemente para adaptarla a los formatos que ya conocemos, en lugar de explorar y apropiarnos de sus potencialidades. Desde esa perspectiva, el interlocutor nos orienta, además, a revisar nuestro propio desgaste y desilusión ante experiencias que, en mayor o menor medida, no resultaron fecundas a pesar de haber intentado un uso novedoso de las computadoras en la escuela. Para Castellano, “Cualquier maestra bien entrenada sabe muy bien cómo aplicar estas reglas a su materia, digamos Lengua, o Ciencias Sociales. El problema que se presenta cuando incorporamos la computadora a la enseñanza es que sumamos objetivos que parecen tener muy poca relación con esas materias o con otras del currículo, y entonces tendemos a desintegrar la instrucción, a desagregarla en componentes tecnológicos y curriculares. Esto se traduce en actividades incoherentes, donde ambas clases de objetivos compiten entre sí por la atención del alumno, degradando su producción y complicando nuestras evaluaciones”.
En este punto, el terreno está preparado para revisar, desde una mirada aguda, el uso de los gabinetes o salas de computación en la escuela, en la Unidad N° 4. Cómo éstos reprodujeron modelos escolares caducos, estableciendo -muchas veces- aún más distancia entre maestros y alumnos. La Unidad N° 5 nos interpela directamente, invitándonos a echar una buena mirada al interior de nuestra propia relación con la computadora. Sin críticas ni modelos ideales, esta unidad nos ayuda a detenernos a reflexionar sobre el preciso lugar que cada uno de nosotros, los adultos, ocupamos en esta difícil ecuación entre máquinas, alumnos y profesores, de lo que se concluye que -y con esto va un adelanto- si a nosotros la computadora no nos sirve para mucho en nuestra vida cotidiana, difícilmente podamos trabajar exitosamente con ella en el aula, aunque conociéramos al detalle su funcionamiento.
A partir de allí, las siguientes unidades nos irán llevando de modo natural, a la verdadera propuesta de este CD de la colección: que nos animemos a llevar una computadora al aula. Para ello, claro, además de todos los trámites que debamos sortear, y que vendrán detallados uno a uno en las guías para el maestro -de manera que no nos encuentren desprevenidos- contaremos con una propuesta de muy buenas ideas disparadoras que forman parte, precisamente, de esas guías.

Estamos de lleno, entonces, en el segundo recorrido a través de las Guías para docentes, cuyo contenido transcribimos:
Presentación del CD. Carta a los docentes.
Cómo empezar. La aparentemente difícil tarea de conseguir una computadora para su salón de clases.
Producciones en la computadora. Cómo diseñar las tareas que Ud. encarga a sus alumnos con la computadora.
Cómo administrar el tiempo en sus proyectos informatizados. El problema de regular la participación de sus estudiantes frente a la computadora.
Uso eficiente de una computadora en el aula. Los pasos para diseñar un proyecto de aula eficiente.
Usos de la computadora (para el maestro). Actividades que Ud. puede realizar con una computadora sobre su escritorio.
Seguridad y uso responsable de las TIC. Cómo prevenir el acceso a contenidos inconvenientes.
Método didáctico y método constructivista con TIC. Cómo se adapta la computadora a los métodos corrientes de enseñanza.
La computadora y la ergonomía. Cómo proteger la salud de sus alumnos mientras trabajan con la computadora.
Navegación y búsqueda de información en internet. Actividades de investigación con la computadora.
Actividades cotidianas con la computadora. Tareas sencillas y motivadoras para formar a sus alumnos en el uso de la computadora.
Evaluación de sitios web para su uso didáctico. Cómo juzgar el valor y seleccionar las mejores páginas de internet para sus alumnos
Proyectos telemáticos y colaborativos. Actividades que involucran la comunicación y la participación.
Ideas, ideas y más ideas. Dónde obtener ideas de probada eficacia para aprovechar la computadora en el aula.
Evaluaciones y rúbricas. Estrategias para hacer más efectivas sus evaluaciones.
Planilla de seguimiento. Un ejemplo de registro de progreso sobre un tema informático.

Como se puede observar, es muy amplio el espectro de cuestiones que se tratan en este apartado, como si se tratara de responder, nuevamente, a esas preguntas espinosas que nos asaltan y que no siempre son fáciles de resolver. Desde la problemática ergonométrica, que nos exige una adaptación del sujeto a la máquina, incluido el asiento, la mesa, la dirección de la luz, etc., hasta la inexcusable y a la vez compleja decisión de habilitar a los alumnos en la navegación por internet. Sobre este aspecto, no sólo buenas ideas, sino apropiados consejos para que trabajemos sin sobresaltos.

Finalmente, un anexo que complementa nuestra sed de información: Una breve historia de la computadora (desde la prehistoria hasta nuestros días, una historia que se acelera) y un segundo anexo que reúne el Guión completo de las presentaciones (transcripción textual de las diez unidades de la Presentación multimedia).
Como dato aleatorio y de interés para quienes no se animen de entrada a la lectura en pantalla, cada una de las partes ofrece la opción para imprimir, además de que el CD se entrega gratuitamente a cada maestro que lo desee, a través de una solicitud sencilla de completar. Para quienes tienen escasa experiencia de manejo de la computadora, se adjuntan en solapas fácilmente identificables un mapa del CD e instrucciones de cómo usarlo.

Antes de cerrar, quisiera invitarlos a compartir un fragmento de la carta que abre las guías para los maestros, y que dice así: “¿Recuerdan cuando se decía que las computadoras terminarían reemplazando a los maestros? La realidad, apreciados colegas, es que estas asombrosas máquinas necesitan de nosotros para cumplir su destino de transformar al mundo por el conocimiento. Necesitan de la habilidad y del talento de los educadores para enseñar. Solas no pueden. Está en nuestras manos, entonces, el poder de cristalizar todas las promesas de cambio y progreso de las nuevas tecnologías”.
En la misma carta, Castellano nos incita a atrevernos. ¿Se trata, entonces, de una aventura, de un desafío que exige cierta audacia? Tal vez, una dosis de coraje nos haga falta, para contrarrestar el desaliento, la incertidumbre y el desgano. Y otra dosis, en la misma toma, de razonabilidad, prudencia y sentido común. Para enfrentar agoreros y para escuchar con sensatez y sin premura a los apologistas de la máquina. Para vernos a nosotros mismos sin máscaras y para acercarnos un poquito más al conocimiento de nuestros alumnos que, al decir de Piscitelli (2005) “aman la velocidad cuando de lidiar con la información se trata. Les encanta hacer varias cosas al mismo tiempo, y todos ellos son multitasking (multitarea) y en muchos casos multimedia. Prefieren el universo gráfico al textual. Eligen el acceso aleatorio e hipertextual en vez del lineal”.
Tal vez, la lectura y la escucha de este CD, en el marco de la colección que lo complementa, nos ayude a ser más indulgentes con nosotros mismos y con nuestros alumnos, pero sobre todo más confiados, menos temerosos, más audaces, menos apáticos, más realistas.

Bibliografía:
- ENTEL, Alicia, El derecho a dominar las tecnologías de la información. Disponible en: http://www.fts.uner.edu.ar/academica/esp_web/texto_entel.htm. - PISCITELLI, Alejandro (2005) Inmigrantes digitales vs. nativos digitales. En:http://portal.educ.ar/debates/educacionytic/nuevos-alfabetismos/inmigrantes-digitales-vs-nativos-digitales
.php

4 comentarios:

Marcela Agüero dijo...

Beatriz, ejerces en mí una especie de hipnosis con tus escritos. Me convenciste, me voy ya a consultar el cd. nº12.
Admiro la forma en que fuiste articulando el análisis de los contenidos, de los lenguajes utilizados y más allá de los por qué, los para qué de este material didáctico.
Aplausos. Marcela

Ana Carolina Wojtun dijo...

Hola Beatriz! me sumo al comentario de Marcela, me encanta cómo articulas y desarrollás la narrativa, impecable la vinculación teórica, y contextuado realmente para docentes en un lenguaje claro, sencillo y motivador ya que despierta la curiosidad por acercarse a este material.

Aplausos y de pie!
Caro

Gabby dijo...

Hola Beatriz, es maravilloso leerte,que podemos decir de tan brillante artículo, siempre tan precisa,articulando cada palabra,con los conceptos, es imposible no darse una vuelta por el cd nº12.Mis felicitaciones de pie. Cariños Gabby

NOELIA dijo...

El uso de la nuevas tecnologías "...para acercarnos un poquito más al conocimiento de nuestros alumnos..." Cambiar siempre es bueno.Tal vez debamos acercarnos e involucrarnos verdaderamente en el viaje para poder reencontrarnos con lo nuevo: alumnos multitasking, multimedia.
El desafío es muy interesante.